Gali



SER MADRE ES ¡SER UNA REINA!

En la vida hay momentos que te pueden cambiar para bien, día a día reafirmo que una de esas cosas maravillosas es convertirte en mamá. Es indescriptible el amor que una madre puede sentir desde el momento en  que llevas a tu hijo en tu vientre, la conexión que se genera y la magia que la naturaleza nos permite experimentar.

Las mujeres que hemos tenido esta oportunidad de tener un hijo sabemos que desde el primer momento nos inunda la emoción de saber que podremos conocer a ese pequeño ser al que amaremos como nadie y cuando llega el día de conocerlo te sientes inmensamente feliz, por hacer realidad uno de los sueños más lindos.

galilea-montijo-ser-madre-ser-reina-2 - copia

Al mismo tiempo te sientes temerosa acerca de cómo se puede ser la mejor madre, amiga y confidente de tu hijo. Quieres darle todo lo que puedes y está en tus manos, quererlo infinitamente, pero también educarlo, orientarlo y ayudarlo para que un día pueda convertirse en un hombre de bien, con valores y virtudes.

Como dicen por ahí, no nacimos con la enseñanza y todo el conocimiento para ser una madre perfecta, pero a través del tiempo vamos aprendiendo, con amor y con paciencia, vamos descubriendo cómo enseñarle a caminar por el buen camino que lo lleve a ser una persona respetable y humilde.

galilea-montijo-ser-madre-ser-reina-3 - copia

La mejor manera para guiarlo y educarlo es dándole todos los días el mejor ejemplo, mostrándote transparente, siendo cariñosa, educada, respetuosa y todo aquello que le enseñe lo importante de ser un buen ser humano, porque al final ellos serán un reflejo de lo que nosotras somos, no olvidemos que las primeras enseñanzas las recibirá en el hogar.

Ámalo tanto como solo tú puedes hacerlo, pero no se trata de sobreprotegerlo o de querer solucionarle la vida, también debemos poner límites ya que de otra forma sólo lo estaremos perjudicando y no sabrá enfrentarse a la vida, por ello hay que enseñarlos a superarse, ser independientes y salir adelante por ellos mismos.

galilea-montijo-ser-madre-ser-reina-4 - copia

Con el paso del tiempo y cuando nuestros hijos empiezan a crecer van surgiendo nuevos retos para enfrentar, no dudes en ser fuerte ante las circunstancias, en diversas ocasiones te sentirás confundida sobre cómo actuar, debemos tener muy en claro que aunque no será fácil el camino, cuando veas a tu pequeño amor convertido en todo un príncipe habrá valido la pena todo el esfuerzo y dedicación, porque detrás de él habrá una gran mujer, ¡una reina!

Anterior Siguiente