MI HISTORIA

¡Hola, soy Galilea!

Una tapatía de corazón que vive enamorada del lugar en donde creció y de los buenos momentos que ahí pasó.

De niña

Aunque fui una niña muy inquieta, siempre fui amorosa y entregada a mi familia, lo que me llevó a soñar con algún día poder construir mi propio núcleo familiar.

Mis sueños

Desde pequeña supe que me quería dedicar al mundo del espectáculo y aunque mis primeros acercamientos al medio fueron pequeños, nunca me di por vencida y siempre luché por hacer mis sueños realidad.

Chica TV

Jamás olvidaré el día que gané el certamen de belleza “Chica TV”, en 1993. Fue una gran experiencia que sin duda más tarde me llevaría a lograr lo que anhelaba. Fue entonces cuando todo empezó.

El CEA

Estudiar en el CEA fue una de las mejor decisiones de mi vida, fue como abrirme las puertas a un nuevo mundo para conocer a gente extraordinaria, ampliar mis conocimientos y sentir nuevas emociones.

Cada papel

Cada papel que he interpretado en las telenovelas me ha dejado invaluables enseñanzas, pues sin duda alguna, la actuación es algo que me llena el corazón y el alma.

Big Brother VIP

Ganar la primera edición de “Big Brother VIP” fue muy importante para mí y para mi carrera, pues gracias a eso tú me conociste mejor y supiste quién es la verdadera Galilea. No sabes cuánto agradezco todo el amor y el apoyo brindado.

Todos los días doy lo mejor de mí

Valoro mucho que me abras las puertas de tu hogar y me permitas llegar a ti a través de la televisión, pues el conducir algunos de los principales programas, me ha dado una satisfacción muy grande que me hace sentir querida y honorada. Todo esto es por ti y gracias a ti y es por eso que todos los días doy lo mejor de mí.

Hoy

Los momentos que a diario vivo en “Hoy” me llenan de alegría, pues el hecho de tener de compañeros a extraordinarios seres humanos, profesionales y amigos, me hace sentir orgullosa y plena. Cada uno tiene un lugar especial en mi corazón.

¡Te amo inmensamente!

Bendigo el momento en que llegaste a mi vida, Fernando Reina y atesoro el día en que juntamos nuestras vidas para construir éste sólido matrimonio. Gracias por ser un extraordinario ser humano y un esposo excepcional. ¡Te amo inmensamente!

Mateo

Sin embargo, uno de los días más felices de mi vida fue cuando supe que vendría Mateo, mi hijo. Un ser que amo con todas mis fuerzas y que ha logrado que mi vida tomara un giro distinto: ser mamá.

Mateo

Y aunque nada de esto ha sido fácil, es lo mejor que me pudo haber pasado. Te amo, Mateo, eres el motor de mi vida, gracias por enseñarme tanto.