Gali



¿MADRE O AMIGA?

Una de las cosas que más nos preocupa a todas las mamás es crear una relación bastante fuerte con nuestros hijos. Encontrar el punto medio entre ser demasiado suave como para ganarnos su confianza, pero también ser lo suficientemente estricta para crear límites.

Mateo aún es un niño pequeño, pero he de confesar que me aterra el momento en el que llegue a la adolescencia y pueda alejarse de mí. Cuántas de nosotras no ha escuchado que para ser la mejor madre, también hay que convertirnos en la mejor amiga, pero ¿qué tanto hay de cierto en esto? Yo aún no he llegado a esta etapa, pero muchas amigas que ya tienen hijos mayores, me han contado sus experiencias… acompáñame a descubrirlas juntas.

galilea-montijo-madre-amiga-2

¿Se puede ser amiga de tus hijos? De alguna manera sí, pero mucho antes necesitamos ser sus líderes. Protegerlos del peligro y motivarlos a hacer lo que aman. Nos toca hacerlos parte del hogar y de la sociedad sirviendo en la medida que ellos puedan: desde alzar sus juguetes, hasta tratar a otros como ellos mismos merecen ser tratados.

galilea-montijo-madre-amiga-3

¿Cómo crear empatía entre mi hijo y yo? Puede sonar ilógico, pero para ser cercanos a nuestros hijos primero hay que crear espacio. Dejarlos salir y estar para ellos sin presionarlos, porque créeme, tu hija o hijo no necesita sentir que invades su espacio.

Esto es sumamente importante porque el día que se sientan confundidos querremos que se acerquen a nosotras, que confíen en nosotras; pero sólo lo harán si perciben que tú sabes por lo que están atravesando y que no importa el error que cometa, siempre estarás para apoyarlo más que regañarlo o juzgarlo.

galilea-montijo-madre-amiga-4

Muchas mujeres dicen que no debes ser la mejor amiga de tus hijos porque te restarás autoridad o les darás una libertad para la que no están preparados, pero también coinciden en que existen trucos para que puedan ser cercanos.

  • Date tu lugar: No cedas tu rol, tú eres la mamá y aunque exista confianza, debe verte como tal, no busques agradarle tomando actitudes que no te corresponden. Tienes experiencia y tu hijo debe valorarla.
  • Abre vías de comunicación: Aunque es lo más difícil, sobre todo por falta de capacitación, la clave es recordar que tú pasaste por lo mismo. Cuéntale tus experiencias y si te equivocaste dile que hubieras hecho de saber las consecuencias.
  • Sé su modelo a seguir: Tus hijos necesitan un líder, conviértete en eso que quieres para ellos. Reconoce las diferencias entre cada uno y aprende a ser escuchada y a escuchar conforme su propia personalidad. La maternidad es un acto de liderazgo, comienza contigo misma.
  • Confía en ellos: Quizás sientas que son demasiado chicos o inmaduros para afrontar sus problemas sólos, pero tendrán que hacerlo. Darles tu voto de confianza es reconocer la gran labor que has hecho y los valores que les has impartido, si ellos triunfan tú lo habrás hecho también.

galilea-montijo-madre-amiga-5

No te conviertas únicamente en su amiga, antes que nada ellos necesitan una madre. Tendrás tiempo para estar cerca de ellos, jugar y dejarte ser niña; en esos momentos podrás ser su amiga.

Anterior Siguiente